Galería

No entramos

Como en la visión de un libro de imágenes de 3D, el tiempo invertido en mantener la atención fija empieza a servirnos para ver más allá de las imágenes confusas de tanta cháchara económica. Por fin, la visión queda más que clara, transparente: el ciudadano (el que trabaja, el que se esfuerza, el que paga a hacienda, el que intenta mantener su vida dentro de cierto rigor ético) ha de pagar –en toda la amplitud de la palabra- lo que otros gastaron en su propio provecho.

Nos dijeron que el problema había sido el derroche en las administraciones públicas… y era mentira (En 2007 –año en que empezó la crisis- España era uno de los países con menor deuda pública de Europa, con un tanto por ciento que no llegaba al 30).

Nos dijeron que habíamos vivido por encima de nuestro poder adquisitivo, cuando no hicimos más que perderlo a marchas forzadas desde la entrada del Euro. (¿El culpable? El ciudadano de a pie, que había aspirado a tener un piso en posesión. ¡Qué barbaridad, con lo baratos que han estado siempre los alquileres en este país!).

Nos dicen, a través de los medios de comunicación a su servicio, que no hay otra alternativa… y es mentira, hay una alternativa que defienden economistas y profesionales contrastados como Vincenç Navarro, Juan Torres López, Alberto Garzón Espinosa y el mismo Noam Chomsky, por citar sólo algunos. Una alternativa que pasa por gravar el capital financiero (principal causante de la crisis) y no el del trabajo, pero esto les afecta directamente a ellos, a “La Casta”, y esconden sin escrúpulos otras soluciones para conservar sus privilegios elitistas.

El agujero, el gran agujero negro de nuestra economía, siempre ha estado en el mismo sitio: dentro de ese sector financiero que tanto empeño ponen en rescatar desde Europa fustigando los lomos del trabajador.

Así las cosas, hay que preguntarse cómo queda el panorama para nuestra profesión y, más concretamente, en Castilla-La Mancha, donde reina una de las principales adláteres del movimiento financiero-político contra el bienestar social.

En Septiembre, todos lo sabemos, no se juega una pérdida de la calidad de la enseñanza pública, no; sino, en muchos casos, su viabilidad. Es el primer paso, y certero, para dar el gran salto al modelo concertado-privado, ese que nuestra propia presidenta dijo (sin medias tintas, esta vez sin ocultamientos) fomentar y defender.

Medios de comunicación ignorantes y/o malsanos, tertulianos corruptos abonaron bien el terreno. Nuevas mentiras baratas encontraron eco en la sociedad, repleta ya de argumentos podridos. “Pues en mi época éramos cuarenta en clase y yo tengo dos carreras…”.

Basta con contrastar las cifras de fracaso escolar de aquella época “tan luminosa”; basta con contabilizar el número de estudiantes que dejaban los estudios con catorce años; basta con contemplar y analizar con rigor la España de aquella época. Basta, siempre basta con un poco de realidad para enfrentar las insidias, pero no nos dejan espacio, no nos dejan tiempo, en un mercado de opinión cada vez más servil y absurdo.

Cualquier profesor sabe lo que implica tener más de treinta y cinco alumnos en un aula de primero de la E.S.O. Si el centro es medianamente conflictivo, dar clase se convierte entonces en una proeza imposible. Todos hemos visto cómo nuestros centros, pongamos por caso, que contaban con más de ochenta profesores, se han quedado con una plantilla de menos de sesenta. ¿Había treinta y pico profesores sólo para subir o bajar persianas? Yo no los he visto.

Y no pasa nada. Nada, nada. Porque el mejor aliado del terrorismo, en todas sus magnitudes, y esto es terrorismo financiero y político, es el miedo, la cobardía, el egoísmo disfrazado de conformidad. Prácticamente todas las directivas, en su papel, han tragado con los desmanes. Ahora nos toca a nosotros tragar…

Muchos hemos sido tortugas que hemos escondido la cabeza, insensibles a la escabechina que sucedía ahí al lado, a otros compañeros. Hoy, el curso que viene, van a venir para rompernos los caparazones y cortarnos las cabezas. Es el inicio del sistema público de enseñanza decapitado.

Es un rasgo común quejarse de que no se puede hacer nada cuando ni si quiera se ha puesto lo más mínimo en juego. La administración, que huele mejor nuestra resignación que nosotros mismos, sigue apretando hasta que no le quede nada que apretar, sólo sus manos asoladoras y vacías.

¿De verdad pensamos entrar en Septiembre como si nada hubiese pasado? ¿De verdad podemos contemplar cómo se expolia la educación pública en nuestro país sin hacer nada? ¿De verdad no corre la más mínima sangre en nuestras venas? ¿De verdad podemos seguir caminando con la cabeza alta, nosotros que sí sabemos lo que está en juego en esta partida?

Por todo ello es de rigor decir, repetirse a uno mismo, gritarle a la sociedad: NO ENTRAMOS. No pueden empezar las clases a mediados de Septiembre. NO ENTRAMOS. Teniendo el empuje necesario, ya articularemos un remedio que sea lo menos sangrante posible para nuestros bolsillos (La táctica de tres días de huelga a la semana, con huelguistas rotatorios es más que viable; se puede hacer una caja común para los más necesitados). Pero NO ENTRAMOSNO ENTRAMOS porque es dar la razón a quien constantemente nos la quita. NO ENTRAMOS porque ha llegado la hora de que se nos oiga de verdad.

Y por encima de todo, NO ENTRAMOS porque nos queda un gramo de conciencia y responsabilidad, y queremos mirar a las generaciones futuras con el mínimo orgullo de quien intentó, por todos los medios, que su futuro no se hiciese añicos.

Anuncios

2 Respuestas a “No entramos

  1. Pingback: No entramos (Soy Pública - CLM)

  2. Gracias por tan motivadoras palabras. No entramos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s