Galería

Zapatero… a tus zapatos

Nos hacemos eco de una carta que hemos recibido… a nuestro Consejero de Educación le llueven por todos los lados.

Aunque pueda parecerlo, no quiero hacer un repaso al acervo popular español; ni tampoco hacer balance de los logros y deméritos del anterior equipo de gobierno. Simplemente pretendo, lanzar una reflexión acerca de la poca importancia que determinados sectores de poder político otorgan a un ámbito tan importante en nuestra sociedad como es la educación.  Hablo de este tema, no por afán partidista, sino porque me afecta diariamente en mi labor profesional.

A estas alturas todo el mundo conoce en mayor o menor medida la composición del gobierno autonómico encabezado por Dolores de Cospedal. En la actualidad, la Consejería de Educación, Cultura y Deporte está dirigida por Marcial Marín Hellín, político que no destaca precisamente por atesorar un perfil profesional vinculado con la educación. Resulta asombroso como muchos políticos ocupan cargos que nada tienen que ver con su formación y experiencia profesional, mientras a cualquier trabajador se le exige una alta cualificación especializada, sobre todo cuando ocupa ciertos puestos de responsabilidad.

Pues bien, esto no parece ser así en nuestra comunidad autónoma, donde la Consejería de Educación, está liderada por un Licenciado en Económicas, especialista en Administración de Empresas. Resulta tan obvia la escasa formación y relación profesional que el Sr. Marín atesora en materia educativa, que me parece inútil realizar un análisis más profundo. Aunque puede ser que el nombramiento del Sr. Marín no haya sido un simple capricho del destino.

Hasta el momento, nuestro consejero se ha limitado a tomar decisiones relacionadas con la economía de nuestra Enseñanza Pública: disminuyendo la dotación presupuestaria, retrasando más aún las dotaciones económicas a los centros, disminuyendo las plantillas docentes, reduciendo las sustituciones del profesorado por bajas y permisos (como el de paternidad, que actualmente disfruto y que no ha sido cubierto), bajando el sueldo de los docentes y eliminando la oferta de empleo público en su Consejería. Eso sí, todos estos “ajustes” han sido efectuados en pos de una mejora de la “calidad de la enseñanza”.

La última jugada maestra de este mago de la gestión educativa, ha sido eliminar el compromiso de gasto mínimo en materia educativa de nuestra CC.AA., que fue fijado en un 6% del PIB por el anterior ejecutivo regional. De esta forma el Sr. Marín pretende afianzar un compromiso presupuestario “más fiable” con la Educación Pública.

A estas alturas de mi exposición todos nos hemos dado cuenta de que algo no cuadra. Resultan indignantes y un insulto a la inteligencia de los ciudadanos afirmaciones de este tipo. La gestión de la Consejería de Educación, Cultura y Deportes está mermando la calidad de la enseñanza y la prestación de un servicio público fundamental para el desarrollo social y económico de nuestra región.

Como dice el refranero popular…a buen entendedor pocas palabras bastan, por lo que sería conveniente que el Sr. Marín se dedicara a otras cuestiones para las que seguramente estará más cualificado… Zapatero a tus zapatos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s